Un paseo y una sesión de relajación en una misma jornada.

¿Podemos, en una tranquila jornada, realizar un paseo por la montaña y después relajarnos en aguas sulfurosas calientes?

En la Cerdanya, es posible y sencillo: haremos una excursión desde Dorres hasta el Santuario de Bell-lloc y acabaremos con unos baños romanos de aguas termales sulfurosas en la propia población de Dorres.

Dejamos el coche en Dorres (parking gratuito), y partiendo desde la calle de Bell-lloc seguiremos unas manchas de color rojo y amarillo para dirigirnos hacia el Santuario de Bell-lloc. Olvidaremos la pista asfaltada para escoger subir al torrente Jovell entre alisios, fresnos y abedules, y en aproximadamente 30 minutos alcanzaremos la cima. Desde aquí, y siguiendo la ruta señalada con marcas azules atravesaremos unos prados, veremos a lo lejos las escasas masías de Brangolí y Feners y divisaremos el Santuario.

En unos 15 minutos estaremos en el Santuario y su Iglesia románica del siglo XII, y si prestamos atención podremos observar la tradición de los devotos de dejar una lasca de pizarra sobre el altar de la Virgen en demanda de un favor.

Al regresar nos detendremos en los Baños de Dorres, junto al párking, donde nos relajaremos de esa pequeña excursión de hora y media bañándonos en las aguas termales sulfurosas a una temperatura de entre 38 y 42º (si es invierno podemos estar rodeados de nieve) mientras contemplamos las magníficas vistas del macizo del Puigmal y la Sierra del Cadí.

A parte de las dos piscinas exteriores (antiguo lavadero y la piscina nueva) podréis disfrutar de dos bañeras antiguas (o picas) cortadas en un bloque de granito.

Los beneficios de los baños en aguas termales pueden ser muchos y variados, pero destacaremos que potencia la circulación sanguínea y su oxigenación, estimula el sistema inmunológico y relaja la mente. Por el contrario, pueden provocar una cierta somnolencia y sensación de cansancio o fatiga, por lo que no es aconsejable superar los 20 minutos de baño en cada sesión.

 

Finalizado este excelente relajamiento, podemos almorzar en alguno de los restaurantes de la misma población o bien acercarnos a otras zonas con mayor oferta como es el caso del enclave de Llívia, y habremos completado una excelente jornada.

Comparte el artículo en ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *